Resistencia del sector de eventos, según la Bolsa

No soy especialmente fan de la bolsa, pero tiene una cualidad: cuando los inversores deciden invertir su dinero, lo hacen pensándolo bien y lejos de puras modas. OK, perdóname, esta frase es una tontería: la historia de la humanidad está llena de inversores tontos que compran tulipanes por una fortuna… pero aun así, vale la pena ver lo que piensa el capital de nuestro sector y de su futuro. Y no está tan mal: la bolsa baja la cotización de las empresas de nuestro sector, pero mucho menos que el bajón de facturación que han sufrido este año que podría justificar. Una señal de que piensan que la recuperación llegará, que el sector de eventos – o partes de él por lo menos – no es tan “disruptivo”.

Según un apasionante artículo que publica esta semana The Economist, el mercado de las ferias habrá perdido este año dos tercios de su facturación… pero su valor en bolsa no está demasiado tocado. La venerable publicación destaca que la rentabilidad del evento presencial y del virtual no tienen nada que ver (porque los clientes no están dispuestos a pagar lo mismo, percibiendo una diferencia de valor enorme). Dan el ejemplo de ferias en Alemania donde, de 300€/m2 que se traducen en cientos de miles de euros o incluso millones por expositor, esta inversión que acepta hacer el expositor baje a unos miles de euros, decenas como máximo, en los formatos online que han propuesto estas mismas ferias. Una ilustración de cómo la experiencia en vivo tiene más valor que la virtual.

Por esto, el castigo en bolsa es moderado, teniendo en cuenta el tsunami actual, sugiriendo que la bolsa piensa que estos eventos volverán. RELX, segundo operador ferial mundial, ha perdido en el primer semestre un 70% de sus ventas… pero solo el 8% de su cotización bursátil. Informa, el mayor operador del mundo, ha perdido un 26% en bolsa desde finales de enero, significativo pero moderado teniendo en cuenta el tsunami actual… y además en recuperación fuerte desde el anuncio de la vacuna. “No puedes ‘amazonear’ el sector de eventos” dice el artículo, citando un analista de JPMorgan Chase. De hecho, piensa en tu experiencia en un IBTM World, el dinamismo que tiene, los encuentros en pasillos, a qué punto este encuentro de permite tomar el pulso de todo un sector, la confianza que se crea en face-to-face. Esta idea está detrás de valoraciones en bolsa que “aguantan”.

Cuidado, no todo el mundo escapa: GL Events, otro gigante, ha perdido la mitad de su valor este año. No: no todo está garantizado para el futuro. El potencial de disrupción sigue fuerte (mira en el mercado de conferencias, por ejemplo, que Financial Times ha decidido hacer todas sus conferencias virtuales en 2021). Pero generalmente, la bolsa apuesta por la vuelta de las ferias. AMR con sus analistas especializados en el sector eventos, predice que en 2022 el mercado ferial vuelva a un 78% de su peso del 2019 (vs un 69% de bajada este 2020). Una recuperación importante.

La música en vivo por su parte, aunque haya sido quizás el sector que más ha buscado formatos online con gigs como los de Dua Lippa y BTS (entradas a la venta y bastante éxito como el millón de ‘entradas’ vendidas para un concierto online de pago por BTS, como ya publicamos), mantiene un futuro importante según los inversores. LiveNation solo ha perdido el 10% de su valor en bolsa desde febrero, aunque sus ventas se han desplomado, apuntando a una resistencia a medio plazo parecida a la que la bolsa prevé en el mercado ferial. Sin duda, habrá disrupción en las maneras de experimentar la música, pero cualquiera ha ido un día a un concierto, este momento de locura de amor por la música y el artista, sabe que la experiencia en casa, viendo tu banda y bebiendo una Coca-Cola en el sofá… es poco comparable. Así que la apuesta es que el mercado del evento musical vuelva, al ser también poco “amaneazonable”.

La perspectiva según The Economist es menos favorable para  el deporte, donde ha bajado con la crisis el consumo de partidos enteros y han subido una serie de alternativas, como cápsulas de contenidos cortos y difusión en redes (la NBA ha hecho esto en Snapchat por ejemplo)… Este segmento de los eventos aparece como el más sujeto a la disrupción. Aunque podamos apostar que ir a un Bernabéu o Camp Nou seguirá siendo una experiencia casi religiosa, por muchos vídeos cortos que nuestros hijos consuman en Snapchat.

Por Eric Mottard

Fuente: Eventoplus